Saltar al contenido

6 principios rectores para comercializar de manera más ética a las mujeres

Muy buenos días, soy Josefina, hoy, vamos a comentar de un muy buen truco de buscador online.

Cómo los especialistas en marketing pueden evitar señales mixtas (virtudes) al invertir recursos en el apoyo a una causa feminista

Cuando las empresas se comprometen con un proceso de construcción de marca impulsado por un propósito, libran una batalla noble. Con el propósito como impulsor clave, las marcas generan una oportunidad única para aprovechar oportunidades significativas que ponen las necesidades y los desafíos humanos en primer plano, resolviendo problemas humanos reales en lugar de crear un deseo falso. Con demasiada facilidad anhelamos el deseo en sí y con demasiada frecuencia experimentamos publicidad que sugiere que somos profundamente defectuosos de alguna manera.

Las mujeres están demasiado familiarizadas con estos mensajes; El miedo hipervigilante de ser “insuficiente” ha sido perfeccionado por décadas de cínicas estrategias de marketing diseñadas para debilitarnos. La marca impulsada por un propósito, en el mejor de los casos, rompe este ciclo, eleva nuestra visión y alimenta nuestro altruismo. Nos da un grito de guerra que se siente genuino a un nivel humano profundo. Pero no podemos subestimar el palo evidente en los radios de este altruismo, que es el capital.

El capital es el combustible de nuestra cultura y, nos guste o no, el capital tiende a colocar el propósito, y a menudo la conciencia corporativa, más abajo en la lista de objetivos. Irónicamente, aprovechar el zeitgeist cultural es una forma poderosa de crear interés, lealtad y, en última instancia, capital. Aquí es donde el feminismo ingresa al panorama de la consideración cultural de las marcas, y donde el capitalismo y el feminismo comienzan su relación conflictiva.

Leer tambien  10 características de la frescura de la marca y cómo diseñarlas

En la cultura occidental actual, el estatus de la mujer es menos que ideal, a pesar del poder de base del movimiento #MeToo y la fanfarria de los medios de comunicación que vitorea que estamos ganando esta batalla. El enjuiciamiento por violación y agresión sexual es en gran parte plano, con un estimado del 31% de los incidentes reportados y una tasa de condenas por debajo del 1%. Incluso los casos de agresión sexual de celebridades no se denuncian, quedan impunes o se minimizan. La desregulación ha socavado los derechos de los trabajadores, lo que aumenta estadísticamente el riesgo para las mujeres en el lugar de trabajo, donde el acoso sexual no se denuncia ni se castiga. Las mujeres seguían estadísticamente mal pagadas en 2019, a 74 centavos por cada dólar masculino. En la experiencia vivida, se manifiesta como un debilitamiento de nuestras capacidades intelectuales; miedo a no ser creído; vacilación a la hora de pedir el valor de uno; alienación de compañeros de trabajo masculinos; la desconfianza de las motivaciones de los jefes masculinos en una cultura laboral más amplia; y evitación general de estacionamientos, callejones oscuros, Ubers, sitios de citas y parejas domésticas. La experiencia femenina no es para los débiles de corazón.

Presento estos hechos no para predicar ni reprender, sino para pintar claramente un cuadro y completar los contornos íntimos de la realidad de una mujer con el fin de informar la responsabilidad que asumen las marcas cuando deciden ‘conectarse’ con el feminismo como una oportunidad de crecimiento. Decirnos que somos hermosos y poderosos a cualquier edad o tamaño, con vello en las axilas o sin él, con una pareja o solteros, incluso diciéndoles a los hombres que se están portando mal (aunque valientes): estas estrategias de mensajería no instigan a los profundos y sistémicos. Cambiar nuestra cultura necesita desmantelar las estructuras del sexismo. Desafiar auténticamente el sexismo es interrumpir los mecanismos y socavar los cimientos mismos del poder sobre los que se construye nuestra cultura. Y en una sociedad donde el poder es el capital, el feminismo y el capitalismo estarán para siempre en un punto muerto.

Leer tambien  Próximos eventos de la conferencia en los que participa el Journal of Marketing

Aún así, hay cosas que las marcas pueden y deben hacer más para ser defensores y aliados responsables: se trata de comprender y respetar profundamente su papel en la vida de las mujeres y de “conocer su lugar” como especialistas en marketing.

Principios rectores para un marketing más eficaz y ético dirigido a las mujeres

  1. No posicione su marca como una solución fundamental al sexismo, o incluso como una defensora feminista, si el primer objetivo de su informe es ganar dinero. Las mujeres sentirán este cinismo, por lo que será mejor que guardes esta estrategia para una iniciativa diferente.
  2. Honre las experiencias vividas por las mujeres y reflejelas de manera realista en su marketing; como marca, no eres la solución ni el salvador. Aproveche la información de los consumidores donde existan lagunas y escuche realmente. El aprendizaje cualitativo del consumidor puede ser un maestro maravilloso.
  3. Viva su propósito y valores dentro de su organización; si hay acoso sexual en su organización, elimínelo. Pague a las mujeres por igual. No cree mensajes de marketing externos que inspiren a las mujeres a ser más, a asumir riesgos, a vivir su mejor vida, si está presionando el talento y el potencial de las mujeres en su propia organización.
  4. No sea un ‘delator de marca’; en otras palabras, no les explique las experiencias de las mujeres, no intelectualice, aleje o minimice estas experiencias, no las haga graciosas, tontas o sacarinas, es simplemente una falta de respeto, y el cinismo no genera afinidad con los consumidores.
  5. Edúquese y sumérjase en los problemas. Lea hasta que sienta que su actitud defensiva se suaviza y su mente se abre. Lea hasta que aproveche su propia empatía. Como especialistas en marketing, este es nuestro trabajo.
  6. Comprenda, internalice y evangelice un modelo de marca impulsado por un propósito, y mida todo su trabajo en función de él: aprovecha a nuestros mejores ángeles y actúa como una estrella del norte cuando las decisiones son difíciles o confusas.
Leer tambien  Por qué la educación es una poderosa estrategia de marketing de contenidos: 17 ejemplos

Las mujeres toman más del 80% de todas las decisiones de compra. Merecen nuestro respeto, nuestra deferencia y nuestros oídos. Todos podemos hacerlo mejor, y muchos lo están intentando, y ese esfuerzo también merece nuestro respeto y apoyo. Vivir el propósito de su marca, desde adentro hacia afuera, desde RR.HH. hasta políticas y estrategias de marketing, permite que su marca sea fiel a sí misma y ponga más fácilmente a los seres humanos en primer lugar sin sacrificar importantes oportunidades de crecimiento. Crea un círculo virtuoso en su organización que atrae talento, innovación, relaciones con el consumidor, crecimiento, posibilidad… y capital.

Ilustración de Bill Murphy.

Esta todo por hoy, me despido querido fan del marketing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.