Muy buenos días, por aquí Josefina, a continuación, vamos a comentar de un muy buen tema.

El debate internacional sobre los alimentos genéticamente modificados (GM) continúa. Los activistas dicen que los consumidores merecen saber si sus alimentos contienen organismos genéticamente modificados (OGM) debido a la sospecha de que pueden causar alergias y enfermedades. Los consumidores sienten que los alimentos transgénicos son antinaturales, inmorales e inseguros, lo cual es irónico porque alrededor del 70% de los alimentos procesados ​​en los Estados Unidos ya contienen transgénicos. La Comisión Europea ha ido un paso más allá e implementó estrictas leyes de etiquetado de OGM que han reducido drásticamente las ventas en esa región.

En un nuevo estudio, demostramos que la oposición moral de los consumidores, que se basa en el beneficio de que los alimentos naturales son inherentemente buenos, hace que descarten cualquier beneficio de los alimentos transgénicos. Al hacer cambios de redacción simples que reposicionen los alimentos transgénicos como hechos por el hombre, los especialistas en marketing pueden eludir los debates morales, ayudar a elevar los beneficios percibidos y aumentar la preferencia de los consumidores por los alimentos transgénicos. Además, nuestro estudio proporciona información adicional que se puede utilizar para diseñar productos, dar forma a los mensajes de marketing y los lanzamientos de productos, y aumentar las ventas.

Numerosos estudios (así como miles de millones de dólares en ventas de productos) demuestran que los consumidores prefieren “alimentos totalmente naturales” a sus contrapartes procesadas, creyendo que los alimentos naturales están libres de ingredientes artificiales, pesticidas y OGM. Sin embargo, las regulaciones federales no dan fe de nada por el estilo, permitiendo a los productores de alimentos usar la palabra natural siempre que no se hayan agregado ingredientes artificiales o sintéticos que serían inesperados para ese alimento.

Planteamos la hipótesis de que la tendencia de los consumidores a estigmatizar los alimentos transgénicos, debido a que a menudo son vistos como objetos naturales que han sido manipulados, se reduciría cuando los alimentos transgénicos se transmitieran como hechos por el hombre en primer lugar. Esta hipótesis se basa en investigaciones anteriores, que encuentran que los objetos hechos por el hombre (a diferencia de los objetos naturales) se evalúan en términos de su función prevista. Por lo tanto, también predijimos que proporcionar declaraciones de intenciones fortalecería el interés del consumidor y la probabilidad de que compraran los productos artificiales.

Usamos cuatro estudios para probar nuestra hipótesis. En el primer estudio, probamos el razonamiento de los consumidores sobre una fruta energética transgénica y descubrimos que cuando se posicionó como artificial (con el empaque y la etiqueta adecuados), se percibió de manera positiva. Esa respuesta aumentó con una declaración de intenciones, que para esta prueba fue reducir la dependencia de los consumidores de las bebidas energéticas deportivas que pueden causar niveles bajos de sodio. En un segundo estudio, manipulamos el color de una fruta en el mercado de un granjero para que el producto pareciera artificial. Los consumidores experimentaron menos oposición moral a la fruta transgénica claramente artificial (manzanas teñidas de azul), que fueron acompañadas de una declaración de que la fruta reduce la dependencia de los agricultores de los pesticidas. En el tercer estudio, manipulamos la ubicación del producto para empujar a los consumidores a ver los productos como artificiales o naturales, colocando cereales con etiqueta transgénica entre las bebidas energéticas o los productos frescos. La declaración de intenciones fue que la avena en el cereal tenía más vitamina B6 y producía mayores rendimientos sin fertilizantes. Una vez más, cuando los consumidores vieron un producto hecho por el hombre con una declaración de intenciones, entre otros productos hechos por el hombre, su oposición moral al producto se redujo, lo que también permitió a los consumidores percibir los beneficios funcionales del producto.

Nuestro cuarto estudio buscó explorar la oposición moral de manera más completa. El producto eran ciruelas empaquetadas para que parecieran artificiales y se presentaban con una declaración de intenciones (propiedades de limpieza mejoradas). Monitoreamos a los compradores en una tienda de comestibles y realizamos una prueba de sabor, diciéndoles a los compradores que el producto fue cultivado naturalmente o GM antes o después de mostrar la fruta. Los compradores eran más propensos a probar la ciruela con etiqueta transgénica (45%) cuando el empaque se presentaba antes de que la fruta se identificara como transgénica que después (27%).

Nuestro estudio mostró que cambiar el marketing y el posicionamiento ayudará a los fabricantes de alimentos a defender los alimentos transgénicos y aún así cumplir con los requisitos reglamentarios para etiquetar los alimentos con ingredientes transgénicos. Al posicionar los alimentos como hechos por el hombre y proporcionar una declaración de intenciones creíble, los productores pueden impulsar las ventas, incluso cuando los productos parecen poco naturales. Sin embargo, los consumidores deben ver el producto como creado por el hombre antes de saber que el producto ha sido modificado genéticamente. Esta investigación tiene implicaciones sobre cómo los productores etiquetan, empaquetan y colocan los alimentos en las tiendas, así como cómo los comercializan y publicitan.

Impulsar las ventas es esencial, porque los alimentos transgénicos son necesarios para apoyar el crecimiento de la población. Afortunadamente, el marketing y el posicionamiento están bien bajo el control de los productores. Nuestro estudio proporciona información detallada para los estrategas de marketing y ventas que desean conectarse con los consumidores, comprender su psicología y enfatizar los beneficios clave del producto de una manera que superará la oposición moral y las billeteras abiertas.

Lee el artículo completo.

De: Sean Hingston y Theodore Noseworthy, «Por qué los consumidores no ven los beneficios de los alimentos modificados genéticamente y qué pueden hacer los especialistas en marketing al respecto, ”Journal of Marketing, 82 (septiembre).

Ir al Journal of Marketing

Eso es todo, me despido querido fan del marketing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *