Muy buenas, me llamo Adelina, hoy en día, vamos a hablar de un súper truco.

Con una cultura tan atrapada en la estructura y la edición, existe una necesidad imperiosa de soltarse; dejar que la mente hable y aprovechar la ola social que se está desarrollando en el lugar de trabajo. De las innumerables fuentes que alimentan las estrategias de marketing de contenido de las marcas, llega un momento en que una organización necesita dar un paso atrás y evaluar los temas de su repertorio.

Una de las mejores formas de sacar a los empleados de la mentalidad de “así es como es” y de “esto es lo que es posible” es utilizar ejercicios interactivos de improvisación destinados a estimular la creatividad.

Este enfoque puede resultar intimidante para los empleados al principio; pero crear una atmósfera que apoye las opiniones individuales permite una comunicación abierta que puede conducir a descubrimientos que no aparecerían en una típica sesión de estrategia de 9 a 5.

Antes de empezar:

  • Trate de concentrarse en usar el término «Sí, y …», donde se basan en los pensamientos de los demás sin usar la palabra «no».
  • Debe servir como facilitador de estos ejercicios para asegurarse de que está guiando a la mente del grupo por un camino constructivo.
  • Esté preparado para grabar la sesión y asegurarse de que todos los miembros del equipo participen activamente en el ejercicio.
  • No edite ningún pensamiento (el suyo o de cualquier otro participante) durante la sesión de lluvia de ideas (guárdelo para el período de reflexión).
  • Después de la sesión, entregue el “leer» hoja que proporcioné a continuación, para comprender qué ideas pensaron los participantes que eran más valiosas.

Introducción a la asociación de palabras

Dado que la mayoría de las personas de su equipo tendrán poca o ninguna experiencia en improvisación, es importante que alivie cualquier sensación de intimidación facilitando que todos se involucren en los ejercicios. Para estas sesiones, es ideal trabajar con un grupo de entre cuatro y 12 personas, pero si el grupo crece a más de 20, considere dividirse en grupos más pequeños.

Empiece por hacer que sus compañeros de equipo formen un círculo donde todos miren hacia adentro.

Pídale al miembro del equipo a su derecha que diga una palabra, cualquier palabra que se le ocurra, sin ningún contexto establecido. A partir de ahí, recorra el círculo en el sentido de las agujas del reloj, pidiendo a cada persona que agregue su propia palabra nueva a la lista.

Después de algunas rondas de esto, detenga al grupo y señale cualquier patrón que haya comenzado a surgir naturalmente. Probablemente notará que la mayoría de las palabras están relacionadas, si no directamente asociadas, con las palabras que las preceden. Muchos de estos se desencadenan por visiones, sonidos, sentimientos, olores o sabores que sus compañeros de equipo han asociado con estas palabras en el pasado. Use esto como una transición al siguiente ejercicio, donde se espera que cada jugador comience a asociar palabras activamente para construir temas.

Desarrollar ideas a través de la asociación de palabras

Dado que el grupo acaba de aclimatarse a «ser tonto», puede comenzar a usar estos ejercicios para explorar su negocio. A continuación, escriba los temas clave de su estrategia de marketing de contenidos en hojas de papel individuales y colóquelas en un sombrero. Su equipo debe seguir formando un círculo y utilizará el mismo formato de asociación libre que utilizó en el primer ejercicio.

Comience eligiendo un término del sombrero a la vez; el término seleccionado servirá como punto de partida para cada ronda de este ejercicio. La idea aquí es explorar el tema elegido de la manera más amplia y profunda posible, hasta que el grupo haya agotado todas las posibilidades y la repetición se haga evidente.

Para construir sobre la palabra original, los miembros de su equipo deben enfocarse en decir una palabra que sea:

  • directamente relacionado con el tema en cuestión (una relación de A con A)
  • un poco alejado de la palabra original (una relación de A con B)
  • o es concebible que se pueda relacionar con la palabra original (una relación de A con C).

Como se mencionó anteriormente, los jugadores extraerán de sus recuerdos y de lo que saben que es verdad, por lo que es importante que los participantes apoyen plenamente las decisiones que están tomando sus compañeros de equipo y comprendan que, en este momento, se asume que cada afirmación es cierta. Para generar impulso, cada jugador debe salirse de la última palabra que se dice y evitar decir palabras preconcebidas que descarrilen la evolución del patrón que se está creando.

Uno de los beneficios únicos de este ejercicio es el camino orgánico que toma y cómo el tema en el que termina puede ser completamente diferente al tema en el que comenzó.

Poner este ejercicio en práctica para crear ideas de contenido

Digamos que una marca en la categoría de bienes de consumo empaquetados (CPG) está comenzando a enfocarse en la nutrición de uno de sus productos. Algunos de los temas explorados por el grupo con el mensaje «orgánico”Puede verse así:

Después de la sesión informativa, es posible que el grupo haya estado de acuerdo en que las siguientes palabras fueron las que más les llamaron la atención:

Con estos términos únicos en mente, tal vez el grupo decida hacer una serie de publicaciones de blog centradas en los agricultores que producen su grano, con énfasis en su laboriosa rutina de trabajo y cómo, al final del día, a pesar de todo su arduo trabajo. en el campo, todavía se sientan a comer una comida familiar saludable.

Desarrollando historias una palabra a la vez

En la ronda final del ejercicio, su equipo seguirá enfocándose en decir una palabra a la vez. Pero esta vez, a medida que recorre el círculo, en lugar de decir palabras al azar o palabras que se pueden segmentar en categorías, tu objetivo es construir un historia cohesiva.

Uno por uno, cada miembro del equipo tendrá que determinar la dirección en la que va el grupo diciendo una palabra que debe ser parte de un «pensamiento grupal». El grupo entrará en un ritmo que se encuentra en las conversaciones normales y comenzará a definir dónde termina un pensamiento y comienza uno nuevo a medida que avanza el ejercicio.

Usando el mismo mensaje que el anterior, así es como se verá la primera ronda de este ejercicio:

Al principio, estas palabras pueden parecer tontas, pero durante el análisis comenzará a notar que algunas lo harán pensar de manera un poco diferente sobre el tema en cuestión. Durante el primer ejercicio, el grupo exploró diferentes áreas que mostraron la propuesta de valor asociada al producto e incluso exploró los orígenes de los alimentos. Ahora surgieron palabras como “gérmenes” y “enfermo” que agregaron contexto sobre las razones por las que las personas eligen alimentos orgánicos, así como también sobre cómo mantenerse saludable comiendo de manera saludable.

Puede ser un desafío intentar crear una historia coherente en torno a su cliente, pero como mínimo, obliga a su equipo a pensar en cómo todos los temas explorados en la segunda sesión se pueden poner en práctica.

Conclusiones clave de estos ejercicios:

  • No hay nada más fuerte que desarrollar ideas a través de los esfuerzos de una «mente de grupo».
  • El uso de acuerdos permite que se formen nuevas ideas independientemente de su relevancia o impacto comercial.
  • Colaborar en un tema específico permite que surjan nuevos puntos de vista que pueden alimentar una nueva perspectiva sobre un tema posiblemente obsoleto.
  • Se pueden descubrir nuevos temas que apoyen la marca o los intereses de su audiencia (¡o ambos!).
  • Al transcribir la grabación de la sesión y recopilar la hoja de «lectura» completa de cada participante, podrá construir una hoja de ruta de nuevas oportunidades de contenido.

¿Quieres más inspiración para el marketing de contenidos? Descargue nuestro libro electrónico definitivo con 100 ejemplos de marketing de contenido.

Credito de imagen: Bigstock

Eso es todo, espero que os guste querido fan del marketing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.